Diferencias entre contenedores frigoríficos, isotérmicos y refrigerados

En: Noticias En:

Los contenedores isotérmicos, frigoríficos y refrigerados son contenedores especiales que se utilizan para el transporte de mercancía perecedera. De esta forma, se hace posible enviar carne, pescado o verdura a zonas geográficas en las que predominen las altas temperaturas sin que los productos sufran una pérdida de calidad.

Dependiendo del uso que se necesite, de la mercancía que se vaya a transportar, el trayecto, el medio a través del cual se vaya a enviar la carga y otros factores, estos contenedores de frío pueden ser contenedores frigoríficos, contenedores isotérmicos o contenedores refrigerados.

Aunque puedan dar lugar a confusión y parecer que se trata del mismo producto, existen muchas diferencias entre ellos. En resumidas cuentas, un contenedor isotérmico sirve para mantener intacta la cadena de frío, un contenedor frigorífico permite regular la temperatura interna y adaptarla al tipo de mercancía que se transporte, y los contenedores refrigerados ofrecen un ambiente de temperatura controlada, ya que cuentan con un sistema de conservación del frío o el calor y un termostato.

¿Cómo funcionan y para qué se usan los contenedores isotérmicos?

Los contenedores isotérmicos se utilizan para transportar alimentos fríos o calientes por carretera, generalmente para trayectos que no superen las cuatro horas, aunque los modelos que hay actualmente en el mercado permiten el transporte y almacenamiento de productos frescos durante días, por lo que también son recomendables para recorridos de larga duración. Las empresas de distribución alimentaria, compañías de catering o restaurantes con servicio a domicilio son las que suelen usar este tipo de contenedores, fabricados para evitar la pérdida de temperatura por transmisión.

El material más empleado para su fabricación es el propileno expandido, aunque también hay en el mercado modelos rígidos hechos en polietileno con espuma de poliuretano en el interior, que ejerce de aislante. Los primeros son los más extendidos, ya que su peso es cuatro veces menor al de los contenedores fabricados en polietileno.

Diseñados para mantener inalterables las propiedades de las mercancías, permiten una correcta circulación del aire para que el enfriamiento sea homogéneo. En Grupo Tatoma, nuestros contenedores isotérmicos están reforzados con una estructura de acero galvanizado. Además, incluyen la certificación ATP expedida por la entidad Tuv_Nord, por lo que cumplen con los más estrictos controles de calidad para poder ser usados en el transporte por carretera.

Estos contenedores cuentan con un TAG, una etiqueta o transponder que permite a sus usuarios emplear tecnología RFID, que es un sistema de identificación remoto e inalámbrico que se usa para realizar controles de stock, la comunicación por radiofrecuencia o posicionamiento de los equipos, así como otras aplicaciones.

Uso de los contenedores isotermos con motor

La tecnología sigue aportando soluciones cada vez más eficientes para la conservación de la cadena de frío en materia de logística. Así son los isotermos con motor, una clase especial de contenedores que cuentan con sistemas integrados de enfriamiento y calentamiento. Con capacidades de 450 l hasta 1760 l, tienen una gran variedad de aplicaciones.

Por lo general, se trata de equipos que poseen una estructura fabricada a partir de poliuretano inyectado, lo cual optimiza su eficiencia. Dotados con compresores superiores, compartimentos bien distribuidos, ruedas o sistema pallet, favorecen un buen almacenamiento. Los mejores productos del mercado cuentan con homologación y certificación ATP.

Los contenedores isotérmicos motorizados disponibles para un transporte seguro están recomendados para autónomos, distribuidores y quienes trabajan en el sector farmacéutico. Entre los mejores fabricantes españoles, los modelos más demandados son los siguientes:

  • Gama LR: estos equipos sofisticados han sido concebidos para mantener frescos una gran variedad de productos. Para ello, manejan una temperatura regulable entre 0 y 25 °C.

  • Gama LRF: a diferencia de los anteriores, estos contenedores incluyen un sistema de frío/calor en función de la mercancía. Manejan el mismo rango modificable de temperatura según las necesidades de logística.

  • Gama LRR: son isotérmicos en fase de desarrollo que pronto estarán disponibles para facilitar estas operaciones. Están concebidos para mantener productos congelados que requieran -21 °C.

Estas novedades en materia de almacenamiento, refrigeración y logística contribuyen al manejo adecuado de alimentos y fármacos. Son una contribución tecnológica puntera que propicia mayor versatilidad a empresas que buscan soluciones eficientes.

Características de los contenedores frigoríficos

La principal característica de los contenedores frigoríficos es que permiten regular la temperatura interna para adaptarla a las necesidades específicas e individuales de la mercancía que se transporta. Al igual que los contenedores refrigerados, su uso está extendido para el transporte marítimo, y disponen de un sistema de temperatura propio que utiliza la energía eléctrica proveniente de la planta del barco, directamente.

Este tipo de contenedores está sometido a un control de temperatura continuo durante toda la travesía, por lo que permiten el envío de productos perecederos como carne, pescado o verdura a lugares con temperaturas extremas sin que pierdan calidad ni corran el riesgo de estropearse.

En el mercado hay algunos modelos que están adaptados para el transporte de mercancías por carretera, como nuestros contenedores furgo, que se pueden instalar en todo tipo de furgonetas. Son ideales para autónomos, así como para departamentos logísticos de pequeñas y medianas empresas, y están homologados por los organismos competentes de la Unión Europea.

Los contenedores frigoríficos son habitualmente de 20 y 40 pies, si bien en los últimos tiempos han aparecido modelos que llegan a alcanzar los 45 pies, que tienen capacidad para llegar a transportar hasta 33 europalets. Necesitan 380 voltios de energía trifásica y 17 amperios para su puesta en funcionamiento, que equivale a 15 kilovatios, la misma potencia que exigen los refrigerados.

Son apropiados para el intercambio internacional de productos en camiones, trenes y buques, y también se adaptan al transporte multimodal, a diferencia de los contenedores isotérmicos, que son adecuados para el transporte intermodal.

Los hay de los que no requieren de provisión externa de energía o combustible y los que sí la requieren. En caso de que el transporte de la mercancía se realice mediante varios medios o modos, con diferentes operadores, se hace necesario realizar un control de temperatura en cada uno de los tramos.

En definitiva, los contenedores frigoríficos y refrigerados suelen ser empleados para transportes internacionales en los que se requiere un control exhaustivo de la temperatura de la mercancía, mientras que los isotérmicos, por lo general, se usan para trayectos más cortos en los que simplemente se necesita mantener la temperatura.

Comentarios

Deje su comentario

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre